La hemoglobina es una proteína que tiene como función la captación del O2 desde los alvéolos para ser transportado en la sangre por medio de los glóbulos rojos hacia los tejidos y del CO2 desde los tejidos hasta los pulmones para luego ser eliminado por vía respiratoria.

La hemoglobina se solicita para evaluar trastornos sanguíneos tales como por ejemplo, la anemia. Este analito forma parte del hemograma, pero puede solicitarse de forma independiente, cuando el médico detecta síntomas tales como:

  • Debilidad, mareos, palidez o manos y pies fríos.
  • Tiene antecedentes familiares de talasemia, anemia falciforme u otros trastornos hereditarios de la sangre.
  • Tiene una dieta baja en hierro y minerales.
  • Tiene una infección a largo plazo.
  • Ha perdido una cantidad excesiva de sangre por una herida o un procedimiento quirúrgico fatiga, dificultad respiratoria, sueño y debilidad entre otros.