CA un mes de haber iniciado el curso de Extraccionista con Manejo Básico de Laboratorio de  Análisis Clínico que se da en la Universidad Abierta Interamericana (UAI) sus alumnos se mostraron muy entusiasmados y contentos de poder hacer parte de esta capacitación que los preparará para nuevos desafíos laborales en el área de la salud.

Las clases son dadas por el enfermero y técnico en laboratorio Miguel Ángel Insaurralde y es dirigido por la docente Silvia Iturbide. Ambos profesionales se entregan de lleno a capacitar a estos futuros extraccionistas con las técnicas  y herramientas necesarias para desenvolverse en el ámbito laboral privado y/o público al igual que en el mercado freelance o independiente.

El extraccionista no trabaja sólo en un laboratorio, también puede ofrecer su trabajo como independiente en diferentes clínicas y laboratorios para hacer extracciones a domicilio  y eso también llama mucho la atención y les satisface”,  aclaró Insaurralde.

Siendo un grupo heterogéneo y diverso,  donde hay desde Estilistas, Pasteleros hasta estudiantes de bioquímica, es un reto para el docente poder concentrar y captar la atención de casi 30 alumnos de diferentes edades y profesiones; sin embargo, el dinamismo y la practicidad de las clases son un factor clave para lograr transmitir e incorporar los nuevos conocimientos en los alumnos.

Ellos saben divertirse en clase, sobre todo cuando hay que ponerle actitud para ir un sábado a la mañana a estudiar.  Así mismo, saben marcar sus límites y ser profesionales, pues, tanto los docentes como los alumnos son conscientes que van a trabajar con personas reales, con gente que tiene un problema de salud y deben tener tacto al momento de entrar en contacto con ellos.  “A las prácticas llegamos con una mentalidad más humana para hacer nuestro trabajo lo más eficiente posible”,  manifestó Insaurralde.

Las constantes prácticas y la teoría llevada a la realidad de los asistentes al curso les permite enfrentarse, entrenarse y conocer el mundo del laboratorio. Aprender desde cómo ponerse correctamente los guantes, pasando por la interpretación de órdenes médicas, punción venosa y  por supuesto a generar extracciones y conocer el análisis de sangre, orina y cualquier otro tipo de muestra de fluidos que puedan llegar a un laboratorio, hacen parte de esta formación.

“Recomiendo este curso; nos divertimos y es bastante dinámico, no es un curso aburrido. Para ser un sábado a la mañana está muy bueno”, comentó Ayelén.

En algo que coinciden los alumnos, es en nivel y profesionalismo de sus docentes que los guían en este proceso de aprendizaje teórico – práctico; reconocen la calidad del material y resaltan de manera genuina el dinamismo de las clases.

“Hoy es mi primer día. ¡La clase estuvo bárbara!, el profesor espectacular, la verdad nos divertimos muchísimo”, manifestó Adrián.

Estos futuros extraccionistas cuentan con el aval y la certificación legal de la  UAI donde se forman para cubrir de manera profesional, humana y satisfactoria la demanda laboral y para ello, los hoy alumnos cuentan también con prácticas hospitalarias que los ponen de frente al terreno con su próximo campo laboral. Según Insaurralde, la inserción laboral es una de las mayores dudas que tienen los alumnos cuando llegan a la clase, y el curso de Extraccionista con Manejo Básico de Laboratorio les brinda el conocimiento, las actitudes y aptitudes para una inmersión laboral inmediata.

Nota: Lic. Santiago Acevedo.